Artigos

Desarrollo y aplicación de un nuevo test de campo para valorar la resistencia específica en jugadores de fútbol sala: TREIF

(Test de Resistencia específica intermitente para Futsal)
Publicado em 10 de junho de 2006

Resumen

A pesar de que los tests de laboratorio nos permiten valorar al atleta con mayor precisión en condiciones estandarizadas, a menudo estos tests carecen de especificidad, es decir, no reproducen la actividad desarrollada por el jugador durante su participación en el juego. Por ello, nuestro objetivo ha sido diseñar un test de campo intermitente que permita valorar la resistencia específica en jugadores de fútbol sala y que reproduzca el patrón de actividad temporal, realizando desplazamientos similares a los efectuados durante el juego.

Hemos conseguido diseñar un test de campo que reproduce el patrón de actividad (work-rest ratio) del fútbol sala. Los resultados han permitido discriminar entre jugadores de diferentes niveles y creemos que se trata de un test aplicable a otras disciplinas deportivas caracterizadas por un patrón similar de actividad (deportes intermitentes de alta intensidad o deportes multi-sprints).

Palabras clave: Deportes intermitentes. Futsal. Test de campo. Valoración.

http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 10 - N° 89 - Octubre de 2005





Introducción

Los deportes de equipo como el fútbol, balonmano, baloncesto o fútbol sala, suelen estar clasificados, desde un punto de vista fisiológico, como deportes intermitentes de alta intensidad (DIAI) o deportes de sprints múltiples (Hamilton y cols., 1991). Se trata de especialidades deportivas mixtas caracterizadas por la combinación de acciones de gran intensidad (carrera submáxima y sprints) intercalados con periodos de recuperación (actividades de baja intensidad o pausas) de duración variable, durante un periodo de tiempo relativamente largo (el tiempo total del partido), y en los que la contribución energética proviene de los sistemas aeróbico y anaeróbico 1,2,3.

El fútbol sala jugado a nivel profesional demanda de los jugadores una extraordinaria condición física como consecuencia de las elevadas exigencias fisiológicas que implica la competición (aproximadamente el 90% de la FC máxima) 4 Para alcanzar un alto desempeño, los jugadores necesitan una excelente capacidad para realizar ejercicio intermitente de alta intensidad (sprint y carrera submáxima), así como una adecuada capacidad de recuperación durante las actividades de baja intensidad (andar y trote) sobre un período prolongado de tiempo 5.

Al analizar los tiempos de participación y pausa de los jugadores durante 10 partidos de la máxima categoría española 6 se comprobó que el 75,96 % de los tiempos de participación se producen entre 0-10 segundos, siendo la duración media de las intervenciones de 8.9 s ± 1.1 (7.5 - 11.2). Asimismo, se producen por término medio 176.5 ± 24.1 (114 - 214) interrupciones, estimándose que la duración media de las pausas es de 0-10 s en el 51.4% de los casos, de 11 a 15 s en el 11.5% de las ocasiones, de 16 a 25 s en el 26.8% y superiores a 40 s el 9.3% de las veces. El tiempo medio de las pausas es de 12.2 ± 1.34 s (10.8 -14.4 s), lo que nos indica la relación participación-pausa (work-rest ratio) es de 1:1.4.

Por ello, y teniendo en cuenta que gran parte del trabajo efectuado en un partido se caracteriza por la ejecución de continuos cambios de ritmo y de dirección, así como la realización de aceleraciones y sprints intercalados con breves pausas, el propósito de nuestro estudio ha sido diseñar un test de campo intermitente que permita valorar la resistencia específica en jugadores de fútbol sala y que reproduzca el patrón de actividad temporal, realizando desplazamientos similares a los efectuados durante el juego. Además, hemos aplicado el test en deportistas de diferentes categorías y jugadores amateurs para ver si el test es capaz de discriminar entre jugadores de diferentes categorías.



Método

Todos los participantes (n=50) fueron jugadores de campo de fútbol sala, pertenecientes a dos equipos profesionales de división de plata (n=17), dos equipos juveniles (n=23) y un equipo amateur (n=10). Los valores para la edad (años), altura (m) y peso (Kg) de la muestra aparecen reflejados en la tabla 1.



Para valorar la capacidad de resistencia intermitente en los jugadores de fútbol sala hemos desarrollado un test de campo al que hemos denominado TREIF (Test de resistencia específica intermitente en Futsal) que reproduce los tiempos de acción y pausa observados durante la competición (6). Se trata de una prueba incremental e intermitente en la que se alternan periodos de actividad de 45 metros (3 x 15 m) con pausas de 10 s (micropausas), efectuando una pausa de 30 s (macropausa) al final de cada nivel. De esta forma, el TREIF esta compuesto por 6 niveles, cada nivel está dividido en 8 esfuerzos de 45 m, excepto el primero que tiene 9. La velocidad aumenta cada 45 metros, y el incremento es de 0.33 Km/h en el primer nivel y de 0.2 Km/h en los niveles 2 a 6 (Figura 1).







La primera vez que el jugador no consigue alcanzar la línea de llegada con la señal sonora se le indica un aviso, siendo eliminado de la prueba cuando este hecho se produce por segunda vez. El resultado del test es la distancia total recorrida y la velocidad final alcanzada.



Análisis estadístico

Todos los resultados (distancia y velocidad final) se muestran como media y desviación standard. La distancia recorrida y la velocidad final alcanzada para las diferentes categorías fueron analizadas empleando el estadístico para muestras independientes "t"-test.



Resultados

En la tabla 2 se exponen los resultados obtenidos tanto para la distancia (metros) como para la velocidad final alcanzada (Km/h).



Tanto la velocidad final como la distancia recorrida por los jugadores de división de plata es mayor que la obtenida por los jugadores amateurs (P < 0.01) y juveniles (P < 0.05). Asimismo, los jugadores juveniles alcanzan un mayor rendimiento (P < 0.05) que los jugadores amateurs.







Discusión

El resultado global del total de jugadores (1456.6 ± 252.7 m) supone abandonar el test al final del nivel 4, con una duración aproximada de 13 minutos y 30-40 segundos. Apreciamos un coeficiente de variación del 17.4% y un rango muy amplio (810-1980 m) lo que nos indica que el test puede ser bastante sensible a las variaciones individuales.

En este sentido, las diferencias estadísticamente significativas halladas para la distancia recorrida y la velocidad final entre los equipos profesionales, amateurs y juveniles, parecen demostrar la capacidad del test para discriminar entre jugadores de diferentes categorías (construct validity). Aunque los equipos poseen diferentes edades, no se apreciaron diferencias significativas (P > 0.05) ni en el peso, ni en la altura de los participantes.

En los instantes finales del test los jugadores acaban realizando ejercicio intermitente de máxima intensidad con breves periodos de recuperación, asemejándose a una prueba de RSA (repeated sprint ability), por lo que la participación anaeróbica podría ser considerable. Obviamente, un mejor estado de forma permitirá al jugador obtener un mayor rendimiento, alcanzando una velocidad final cercana a su velocidad crítica. Es decir, el conocimiento de la máxima velocidad del sujeto sobre 45 m (3x15 m) nos permitirá determinar cuál es el porcentaje de la máxima velocidad del jugador alcanzado al finalizar el test.

Los valores de la velocidad final (Km/h) aportan información muy interesante para entrenadores y preparadores, permitiendo trabajar a diferentes porcentajes dependiendo del objetivo de la sesión. Asimismo, tenemos la posibilidad de emplear los diferentes niveles del test como medio de entrenamiento específico.

Finalmente, destacar que el test nos ofrece la posibilidad de detectar aquellos jugadores que pueden permanecer durante más tiempo en la cancha, así como la capacidad de recuperación que poseen, pudiendo estimar el tiempo que deben permanecer recuperando en el banquillo antes de volver al terreno de juego.



Conclusión

En resumen, podemos subrayar que hemos conseguido diseñar un test de campo intermitente, incremental, progresivo y máximo, aplicable al fútbol sala, que reproduce el patrón de actividad (work-rest ratio) de este deporte.

Los resultados sugieren que el TREIF permite discriminar entre jugadores de diferentes niveles y aporta información práctica a preparadores y entrenadores para la confección de los entrenamientos.

Por último, indicar la posibilidad de aplicar este test en otras disciplinas deportivas caracterizadas por un patrón similar de actividad y donde se realizan esfuerzos intermitentes de alta intensidad (baloncesto, balonmano, etc.). De hecho, nosotros estamos evaluando a algunos equipos de baloncesto mediante este test y los resultados están siendo muy satisfactorios.



Bibliografía

1. Bangsbo, J. (1994). The physiology of soccer-with special referente to intensive intermittent exercise. Acta Physiologica Scandinava, 1-15.

2. Reilly, T. & Borrie, A.(1992). Physiology applied to field hockey. Sports Medicine, 14, 10-26.

3. McInnes S.E., Carlson J.S., Jones C.J. & McKenna M.J. (1995). The physiological load imposed on basketball players during competition. Journal Sports Science, 13(5), 387-397.

4. Barbero, J.C.; Granda, J y Soto, V.M. (2004). Análisis de la frecuencia cardiaca durante la competición en jugadores profesionales de fútbol sala. Apunts, 77, 71-78.

5. Lemmink, K.A., Visscher, C., Lambert, M.I. & Lamberts, R.P. (2004). The interval shuttle run test for intermittent sport players: evaluation of reliability. J. Strength Cond. Res.18, 821-827.

6. Barbero, J.C. (2003). Análisis cuantitativo de la dimensión temporal durante la competición en fútbol sala. Motricidad European Journal of Human Movement, X, 143-164.

 


  Artigos  |  Curso Presencial  | Cursos OnLine  | Estágios para Treinadores  | Consultoria em Futsal  | Shop Futsal | Contato  |  

 
  Copyright 2015 Project Multimidia. Todos os direitos reservados.